Chocolat, historia del payaso olvidado

Cultura

Sarah WOLFF

Decidí hacer este artículo tras haber tenido la suerte de asistir al estreno de la película "Chocolat". En primer lugar porque me resultó instructiva y sorprendente: "Chocolat" nos cuenta la historia de Footit -un payaso blanco que realiza espectáculos en un circo francés de finales del siglo XIX- cuyos espectáculos van dejando de gustarle al público, que quiere novedades.

 

Un buen día, Footit va a encontrar una solución... que no le gusta en absoluto al jefe del circo, aunque acabará convenciéndole: contratar a un cómico negro -que, hasta ese momento, se ganaba la vida asustando a la gente por su color (tremendamente exótico, en esa época)-, y hacer un dúo con él. Los números consistirían, básicamente, en situaciones en las que el hombre blanco acaba golpeando o humillando al negro. En una época en que se acababa de abandonar la trata de esclavos, puede pensarse que era muy del gusto del gran público.

 

El éxito llega rápidamente, lo que permite a ambos payasos hacerse muy populares en París. Pero la relación de dominación del espectáculo que ambos realizan cada tarde acaba con su relación, especialmente a medida que Chocolat va comprendiendo el papel que el circo -y la sociedad- le reserva en tanto que "negro": siente que todos (hasta su amigo), lo utilizan como un objeto, sin ninguna consideración por lo que hace.

 

Pienso que esta historia es emocionante: una la amistad fuerte (e improbable) entre 2 payasos de colores diferentes, abordando de de fondo -y de lleno- la cuestión del racismo, hace de esta película algo especial.

 

 

Antes de ser una pelicula, fue una historia real

Sin embargo lo que encontré más sorprendente de esta historia, fue que estaba basada en una historia real (y olvidada en Francia: prácticamente no hay fuentes que lo relaten). La salida -este año- de un libro biográfico ("Chocolat") del historiador Gérard Noiriel le da al cómico negro el lugar que le corresponde en la historia.

 

Noiriel ya había escrito un libro sobre Rafael (llamado Chocolat) pero tras 4 años de investigaciones, quiso perfeccionarlo, y escribir a otro. La información estaba muy dispersa: un libro de Franc-Nohain, las Memorias de Foottit y Chocolat, no necesariamente fiables (fue Franc-Nohain quien lo escribió y no Chocolat); hay también unas caricaturas de Chocolat hechas por Toulouse-Lautrec; también tuvo informaciones gracias al nieto de una amante de Chocolat cuando éste era aún esclavo... Para escribir este libro, el autor debió irse a la Habana e impregnarse del ambiente donde Chocolat se crió, y asi descifrar tanto la información que había reunido como la personalidad de Chocolat.

 

Poco sabemos de sus primeros anios: parece que Rafael nació entre 1865 y 1868, que (segun el libro de Franc-Nohain) fue vendido antes de llegar a Francia, y que no conocia ni sus apellidos, ni su edad, ni sus padres. Cuando formó dúo con Georges Foottit, encontró un éxito increíble, lo que les permitió actuar en lugares tan prestigiosos como Olympia, las Folies Bergère, el Moulin Rouge, la Opera Garnier e, incluso, ante el hijo de Louis Phillipe de Orleans y numerosos diputados. Rafael fue también el primer payaso terapeuta en hospitales, una idea brillante y generosa.

 

En el libro, el autor nos dice que sabe que Rafael fue bailarín, cantante y la estrella del Nuevo Circo. Fue objeto de numerosas burlas con relación a su color de piel que en la época en la subconsciente colectivo representaba la suciedad (hay quien va a frotarle la piel con la ayuda de un cepillo, pensando en que su color se iría, como se puede ver en la película), lo nombramos por otra parte Chocolat porque en la época todos los negros eran llamados Chocolat o, simplemente, "el negro". Menosprecio verbal cotidiano, al cual habría que añadir, con toda seguridad, episodios habituales de maltrato físico y psicológico

 

Chocolat tuvo, hasta cierto punto, mucha suerte, porque el éxito le permitió vivir, durante unos años, con una cierta dignidad (aunque luego acabe olvidado por todos). El final, trágico aunque un poco previsible, es su caída en desgracia. Tras su éxito durante una buena temporada, el viento cambio: se pusieron de moda los espectaculos con bailarines venidos de EEUU, y Chocolat y Foottit acaban siendo despedidos. A partir de ahí, cada uno trabaja por su cuenta. Chocolat debe en esa época afrontar problemas familiares serios: pierde a su hija adoptiva, su hijo se alista al ejército y se va combatir al frente durante la I Guerra Mundial... sin apenas trabajo ni dinero, Chocolat fue encontrado muerto, el domingo 4 de noviembre de 1917, por dos payasos que le acompañaban en un espectáculo.

 

Chocolat debió esperar hasta el 20 de enero de 2016 para saber que su apellido era Padilla. Rafael Padilla. Fue en ese momento cuando la alcaldesa de París, Anne Hidalgo -en reconocimiento oficial- descubrió una lápida conmemorativa fijada en la fachada del hotel "Mandarín Oriental París", en calle Saint-Honoré, lugar donde Nuevo Circo realizaba sus espectaculos.

 

A pesar de un fin bastante cruel, la historia de la amistad del dúo en el contexto del racismo de finales del XIX me parece un tanto increible. Y una reflexion sobre ello: si bien, a diferencia de hoy la gente no lo ocultaba en absoluto, ahora el racismo sigue estando presente en muchas de nuestras conductas sociales. Es hora de corregirlos.

 

Si queréis ver un video de Chocolat y Footit, teneis que hacer clic sobre el url (https://www.youtube.com/watch?v=XjHZ_z23BZY).