Contra la ley El Khomri_Mélanie

OPINIÓN

Por nuestro futuro, contra la ley El Khomri

Mélanie SHONOUDA, Armand SANGAR, Lwise REGENT & Anna Lou HUYNN

 

Sobre la ley El Khomri

La Ley El Khomri debe su nombre a la ministra del trabajo Myriam El Khomri. El -aún- proyecto de ley fue propuesto el 24 Marzo de 2016, y con él se pretende cambiar nada menos que Código de los trabajadores. Por ejemplo, las horas suplementarias serán menos pagadas, el despido más fácil de justificar... hay también novedades: la posibilidad de las empresas de modular el tiempo de el trabajo y la remuneración de los asalariados, que puede ser suspendida si la empresa se declara "quiebra". Esta ley les permite a los patronos de acabar con algunas conquistas sociales con la

excusa de facilitar las contrataciones en Contrato indefinido. A pesar de numerosas negociaciones, la ley no cambia y queda incomprendida e intolerable por los estudiantes y los parados.

 

 

Las consecuencias que provocan la ley

Esta ley suscitó sobre todo la cólera de los jóvenes y de los asalariados, aunque no sólo. En efecto, los jóvenes se sienten completamente concernidos por estos cambios y no quieren dejarse hacer. Así, su cólera se traduce en bloqueos de numerosos Lycées y universidades en Île de France. Además, los sindicatos están muy movilizados organizan movilizaciones regularmente. Para expresar su descontento, las numerosas manifestaciones efectuadas ya han reunido cerca de un millón de personas, en total.

 

 

El momento más importante, la manifestación del 31 de Marzo

Los sindicatos (principalmente CGT y FO) convocaron una gran manifestación el Jueves, 31 de Marzo de 2016 en cual participamos. El punto de partida fue la Place d'Italie (París XIII). Ese mismo día, como cada fin de bloqueo de nuestro Lycée, había programada una manifestación de estudiantes a las 11 en Nation. Así que dejamos el Lycée a las 10h30 para unirnos a los otros estudiantes.

Una parte de la comitiva entró en el metro para llegar directamente a la manifestación de Place d'Italie, y la otra parte se quedó en la plaza de Nation para ir allá a pie. Nos pusimos al final y seguimos la manifestación, hasta que descubrimos que estábamos en un grupo que sólo había ido hasta allí para provocar problemas y enfrentarse a las fuerzas de seguridad.

 

La logística estaba bien rodada: al llegar a Place d'Italie, había puestos de comida por todas partes y música para animarnos, hasta que todo comenzase. El inicio de la manifestación fue a las 13h30 y nos metimos en un grupo donde alguien tocaba el tambor y la trompeta, mientras los demás cantábamos consignas. Fue divertido, había un buen ambiente, y la gente reía, cantaba... la verdad es que nos lo pasamos bastante bien. Además, hubo camiones con DJs y cantantes. Lo más curioso es que parecía que había un montón de gente y, sin embargo -en comparación con otros eventos- no éramos realmente tantos. La policía rodeaba el gran grupo en el que nosotros estábamos, pero sin atacarnos. Estaban allí para cuidar que no degenerase... lo que pasó un poco al final. Como queríamos uniros a nuestros compañeros en Nation, perdimos de vista el grupo en el que estábamos y nos encontramos al lado de un camión donde se tocaba música tecno. Y ahí nos quedamos hasta el final, pues nos protegía del viento, de la lluvia y del frío. Cuando llegamos al lado de Nation, el ambiente se puso tenso: los violentos comenzaron a actuar (pudimos ver las ventanas de las paradas del bus roto...), y fue cuando decidimos dejar el cortejo (ya estábamos por Gare de Lyon) e irnos a casa. Los más valientes no volvieron hasta después del evento, y fueron hasta la “Place de la République” para participar en “La Nuit Debout”.

Qué es lo que pensamos

La ley el Khomri está formada por buenas y malas ideas, como todas las leyes. Los jóvenes del París se centran soolo en las cosas malas, sin ver algunos lados buenos que pueda tener esta ley, tal y como ocurre con el C.P.A ("Compte Personnel d'Activité"), con el cual se tiene derecho a Seguridad Social para asalariados que todavía no están activos, o la generalización de nominas electrónicas, con la consiguiente economía de papel y de envío... aunque nosotros -que estamos en contra de la ley- pensamos que habría que aprobar primero la ley, para

luego negociar los aspectos menos positivos, pues consideramos que esta ley debe ser retocada en profundidad. Desgraciadamente los franceses quieren todo sin hacer esfuerzos. Para llegar a tener una ley que nos convenga a todos, hace falta un cambio por parte de ambas partes: las empresas y los asalariados.