Internet estupidez

Opinión

Internet... ¿nos vuelve estúpidos?

Manel BENKORTEBI

Internet está cambiando nuestros hábitos de consumo, la forma de nuestras relaciones sociales, o nuestras técnicas de búsqueda y recopilación de información, pero... ¿transforma también nuestro cerebro? ¿Cuáles son sus efectos sobre nuestro pensamiento?

 

Opinión de los alumnos

He decidido entrevistar a alumnos de mi clase sobre el tema "¿Internet nos hace estúpidos?" Una parte de estos alumnos piensan que no te hace estúpido, sí y sólo sí se usa con prudencia: a través de Internet, podemos aprender, profundizar nuestro conocimiento.

 

Otros, por el contrario, creen que Internet tiene un impacto negativo sobre la persona porque nos impide ser autónomos, pensar "solos"; además, la multitud de información disponible en la Web perjudica a la creatividad, limitándola. Hay una importante disparidad de opiniones respecto al tema.

 

Opinión de expertos

No sólo en mi clase hay interés por el tema: muchos neurocientíficos, filósofos y expertos en web lo estudian desde hace tiempo. Y, entonces, ¿qué opinan?

 

Muchos científicos creen que los sitios como Facebook o Twitter acortan la duración de la atención y hacen que la persona se centre más en sí misma (desarrolle egocentrismo). Además, temen que las nuevas tecnologías infantilicen a gente con capacidad de atención limitada.

 

Además, según ellos, el aumento del tiempo pasado en las relaciones virtuales en nuestros ordenadores, podría ser uno de los factores que genere autismo en las generaciones futuras. ¡preocupante! Y no debe ser del todo incoherente, pues un gran estudio muestra que el uso excesivo de Internet está asociado con el riesgo de trastornos psicológicos, tales como la bipolaridad o la depresión. Y las personas con mayor riesgo son, de nuevo, los jóvenes, ya que es la generación que pasa más tiempo en Internet.

 

Según los especialistas, Internet fomenta la superficialidad, la credulidad y la distracción porque nuestro cerebro tiene tendencia a distraerse en un medio en movimiento. Por ejemplo, cuando navegamos por la web siempre tenemos ganas de seguir pulsando en un enlace nuevo.

 

Nuestros pensamientos son diferentes. Pero, de forma cada vez más profunda, las nuevas tecnologías generan nuevos procesos pensamiento poco beneficiosos. Y la omnipresencia de la información nos hace menos susceptibles de utilizar nuestro pensamiento antes que recurrir a la Internet. Inundándonos de informaciones, Internet también nos hace más crédulos y produce una ilusión de conocimiento que luego no es real: demasiada información mata la información.

 

De todas maneras, otros no tienen las mismas visiones de Internet y sus efectos. Efectivamente, también hay neurocientíficos que creen que Internet tiene poco o ningún efecto sobre nosotros, que la web nos ha dado un mayor acceso a la información, y que esta herramienta no ha cambiado nuestra manera de pensar. Para ellos, los medios digitales no afectan a los mecanismos del cerebro en la acumulación de información, sino que los complementa.

 

Las opiniones difieren entre los jóvenes como entre los expertos sobre el efecto de Internet en nuestro cerebro. ¿Y tú? ¿Crees que Internet te está volviendo estúpido?